Videoclip - rutinas de suicidio

Efecto Vacío

Éste es el videoclip del single «Rutinas de suicidio» del segundo EP de Efecto Vacío. En él queríamos plasmar, a través de distintas escenas y personajes, el mensaje de cada una de las canciones de la maqueta y intercalarlas con la idea principal del single y del EP creando una conclusión común.

Simbología

Entonces nos encontramos con el personaje principal del videoclip, que realiza distintas actividades cotidianas, sin prestar mucha atención a lo que sucede simultáneamente a los demás personajes.

En la primera escena, relativa al tema «Banderas de guerra», vemos a un chico sentado frente a un televisor que acaba tapando sus ojos con una bandera. Esto le lleva a ignorar aquello que tiene y a los que quiere para ir al ejército ciegamente. La escena concluye en la entrega de dicha bandera a un familiar simbolizando su muerte.

La siguiente escena liga con la canción «La espada y el vestido», una canción feminista que trata de ensalzar la lucha de las mujeres por la igualdad. La escena empieza por destacar la situación de la mujer que se encuentra atada por la sociedad, que impide que vaya dónde quiere. Después acaba por ser tratada como un adorno, siendo maquillada y expuesta como un objeto decorativo. Hasta que llega otra mujer, que la desata de ese estado y le entrega un megáfono, dándole la libertad para luchar.

Imágenes

Por último, la escena relativa a «Mil Bestias», trata sobre el maltrato animal, en el videoclip en concreto sobre la industria cárnica y sus métodos y consecuencias para los animales. Quisimos personificar el animal para dar una mayor impresión y destacar la dignidad de los animales. Nos encontramos entonces con una persona encerrada, que es cebada y medicada hasta la extenuación y que apenas puede moverse. Después de malos tratos repetidos es liberada, pero únicamente para acabar siendo guisada y servir de alimento.

Para acabar se ve como el protagonista, ajeno del resto, sigue con su rutina y se ata una corbata, que se transforma en su soga. Con ello se destaca que si se sigue ajeno a aquello malo que sucede a nuestro alrededor, aunque no nos demos cuenta, acabamos haciéndonos daño a nosotros mismos y a nuestro entorno.

Making of

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Your Cart

Subtotal:

0,00